martes, 10 de diciembre de 2013

No soy un maestro

A mi amada

No soy maestro de poetas, 
no tengo nada que enseñar, 
las palabras no me seducen, 
los artificios me sumen 
en el más desesperante tedio, 
no encuentro placer alguno 
en correr tras nuevos hallazgos 
para llenar de admiración 
a las almas exquisitas, 
no, no soy maestro de poetas, 
escribo versos con urgencia, 
cantando lo que sale de mi corazón, 
sin adornarlo, 
sin esconderlo ni disfrazarlo, 
entrego mi corazón puro, 
con toda su verdad, 
en su inefable claridad 
porque no puedo dejar el amor 
dentro de mi pecho 
y permitir que muera en mis entrañas 
toda esta felicidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario