viernes, 6 de diciembre de 2013

La horrible culpa

A los oídos de Susana Escarabajal

La vergüenza me atormenta
en el silencio de mi regazo. 
Mi huella en el mundo 
es excesiva, intrusa, 
equivocada; 
mis pasos vacilan y dudan 
sin ver clemencia para ellos, 
llamo a la puerta de los otros 
fatigado del desprecio, 
alzo mi voz vencida 
para mostrar la luz de mi pecho 
mas no hay perdón, ni indulgencia 
en los abismos del cosmos, 
las estrellas en la noche 
llueven sus acusaciones, 
no hay salvación para mí. 
La vergüenza me atormenta 
en el silencio de mi regazo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario