miércoles, 11 de diciembre de 2013

Fin de mi actual blog de poemas

     Amigos de este blog, si es que los tiene, esta bitácora ya cuenta con 1053 entradas. No sé si son muchas entradas para un blog pero sí son muchos poemas. Empecé Encuentro en el corazón como una inflexión en mi rumbo vital, la felicidad se había empezado a manifestar como posible para mí, fue por septiembre del pasado año. Los sentimientos no permanecen, duran como máximo un día si nuestra mente está sana, no es bueno perpetuar una forma de mirarnos en el mundo, hemos de abrirnos al cambio, a la vida cada nuevo día. Solo han de permanecer el amor desnudo y el ansia de libertad; encerrarnos en las mismas sensaciones cuando han perdido su intensidad no hace más que matar nuestro corazón, el corazón debe estar siempre vivo porque es lo que nos une al mundo, ningún razonamiento lógico, ninguna elucubración conceptual nos pone en contacto con la vida, solo el corazón lo consigue. Si continuara escribiendo poemas para este blog, sería como si fuera el mismo que lo empezó en septiembre de 2012 y no es así. Mi alma ha descubierto su flaqueza, se ha hecho consciente de las actitudes que ha de corregir, no puede permanecer en el mismo ambiente de siempre porque se sentiría menos fuerte para arrostrar los transcendentales cambios que ha de ejecutar en sí misma. Por eso, voy a abandonar este blog y a migrar a otro que lleva el nombre de Impresión de libertad. He dejado inactivos ya dos blogs de poemas, Néctar de felicidad y Poemas de entrega, hoy haré lo mismo con Encuentro en el corazón. Mi encuentro se ha consolidado pero el alma busca ahora el verdadero despertar en el amor, la plenitud de la vida, la felicidad que se halla en la verdadera libertad, que es la de hacer lo que el corazón desnudo de prejuicios y de intereses nos pide hacer. Os invito a que me acompañéis en esta nueva trayectoria, encontraréis el blog pinchando este enlace:


     Los sentimientos que recoge este blog quedarán atrás, no así mi lealtad al amor, que hace que mi corazón permanezca vivo y encuentre incesantemente nuevas realidades que expresar dentro de la vastedad infinita del objeto que ama, un ser humano tan fascinante que solo por él ha merecido la pena la larga serie de errores que denominamos Historia. Desde aquí declaro mi amor eterno a ella y mi agradecimiento por su llegada a mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario