lunes, 9 de diciembre de 2013

Cimas del Paraíso. XXXIII

Eres toda de blanco nácar; 
en tus ojos, resplandecen, 
como gotas de lucero, 
dulces perlas de ternura, 
tus orejas y tu frente 
asomando entre tu pelo 
parecen la luz del alba 
brotando de la oscura noche 
y tus mejillas, 
cuando dejan el rubor, 
colinas nevadas, 
frío invierno que sueño con besar; 
todo tu cuerpo es de nácar, 
como sarta de hermosuras, 
todo tu cuerpo rutila 
como gotas de rocío 
a la luz de la luna blanca; 
eres toda de blanco nácar 
y estás empapada 
de espuma del mar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario