martes, 3 de diciembre de 2013

Cimas del Paraíso. XXIV

¿Para qué ha sido creado el universo,
para qué navega el cosmos sobre el tiempo,
para qué ha brotado la vida del humilde lodo
como un sublime milagro,
para qué son los hombres,
su historia, sus afanes,
sus sueños, sus esperanzas,
para qué he sido concebido,
para qué se han formado
y desarrollado mis miembros,
para qué he transitado los años,
gloriosos o grises,
que han precedido a este día,
para qué mantengo
mis pies sobre la tierra
y mis piernas rectas,
para qué me alimento,
respiro, camino y pienso,
para qué es
todo lo que existe y ha existido
sino para que mi pecho te entregue
toda la devoción que merece
tu sencillo y apacible espíritu?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario