domingo, 24 de noviembre de 2013

Señores maestros

Señores maestros de mis hijos: 
que no me entere
que enseñan a mis niños
a amar las normas como a sí mismos 
y a esta civilización
sobre todas las cosas, 
enséñenles solo cómo acabar, 
cuando sean mayores, 
con la explotación de los hombres 
y con el detestable prejuicio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario