lunes, 18 de noviembre de 2013

Sendero de esperanza. XIX

Solo se detiene el sol 
en el paraíso de tus labios; 
tu beso es savia de mi pecho, 
fundamento de mi vida; 
los otros son 
caminos de luz 
pero tú eres el dulce tormento, 
la tempestad gozosa, 
la ardiente llama 
que colma mis días y mis noches. 
Solo se detiene el sol 
en la serena costa de tu ternura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario