viernes, 15 de noviembre de 2013

Nuestro valor

El prejuicio dirige 
las vidas de las almas crueles, 
su corazón duerme 
una muerte de marioneta. 
Tú y yo nos amamos 
y gozamos con valor, 
con las venas despiertas 
y las bocas desnudas, 
con el pecho desembarazado 
y la frente llena de claridad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario