sábado, 9 de noviembre de 2013

No es fácil brillar

A Lluvia

No es fácil brillar 
en los otros corazones; 
somos grises espectros, 
mudos e invisibles, 
no hay espacio para nuestra realidad 
en las otras almas; 
caminamos sin ser vistos 
por las heladas calles; 
en nuestra hondura, agoniza 
la llama de nuestro ser, 
oculta para todos, 
ignorada y menospreciada. 
La vida que vivimos 
transcurre entre la niebla, 
el horizonte se nos cierra 
porque no somos nada; 
la amargura de estar muerto 
en el pecho de los otros 
atormenta nuestro adentro, 
¡cuánto se añora una mirada 
para nuestro aliento desnudo, 
una mirada delicada y tierna 
de un hermoso semejante! 
No es fácil brillar 
en los otros corazones; 
nuestra más honda esencia 
ansía el reflejo 
en el ser de los otros, 
corre con premura tras el calor 
del amor y la amistad, 
quiere ver la luz del mundo, 
alumbrarse a la vida, 
amanecer en otro interior. 
A veces logra un espíritu 
su afán más profundo 
y hace brotar una llama 
en las venas de otro cuerpo. 
¡Qué jubiloso es abrir 
las puertas de la vida, 
ensanchar los confines del ser, 
llenar de luz el horizonte 
al encontrar un verdadero amigo! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario