domingo, 17 de noviembre de 2013

La sed del alma

A Aura

Me diste una voz de ánimo 
cuando sentí la sed del alma 
y vertiste esperanza en mi corazón; 
ahora eres tú 
la que está sola, 
has perdido toda tu felicidad; 
tu oscuridad es 
demasiado densa, 
tu horizonte se ha vuelto 
sórdido y siniestro; 
estás atrapada 
en la aflicción y el horror; 
no te llega al corazón 
mi clamor de aliento, 
he aumentado tu dolor 
queriendo ayudarte. 
Si te he perdido para siempre, 
muy en lo hondo 
volverá a morderme la soledad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario