jueves, 14 de noviembre de 2013

Insolente María

A María José Valverde

Tu alma escéptica te lleva
a meter el dedo en la herida
con desparpajo insolente.
Una ristra de santos
haciendo milagros solo para ti
no conseguiría destruir
tu arrojada suspicacia.
Sabes bien que el corazón
es la fruta que se estropea
cuando madura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario