viernes, 1 de noviembre de 2013

Incendio

¡Ay, niña de luz, 
qué incendio de hermosura 
es tu divina apariencia! 
Sus llamas queman mi pecho 
y relumbran en mi hondura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario