martes, 19 de noviembre de 2013

El amigo que se aguarda

Ven a mí 
cuando no me debas nada, 
cuando no te lo haya pedido, 
cuando no quieras cosas de mí, 
cuando no esperes mis recompensas; 
ven a mí 
con el corazón desnudo 
y la palabra transparente, 
porque te empuje la vida, 
porque me tengas en el regazo 
de tu aliento hospitalario; 
no me abandones 
cuando todos los demás me olvidan 
en el fárrago miserable 
de las cosas que no importan. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario