domingo, 10 de noviembre de 2013

Cuando miro tu rostro

A Lluvia

Cuando miro tu rostro, 
que encierra 
toda la belleza de la armonía 
y toda la opulencia de la vida, 
un hondo eco resuena en mi pecho 
como ante la encarnación 
de un recuerdo esencial; 
testigo de tu hermosura, 
mi espíritu asiente a lo que espera 
mas, al mismo tiempo, 
contempla tu ignoto misterio, 
tu enigma, 
tu aliento de divinidad 
y, al incorporarte a su esencia, 
como brote de amistad, 
encuentra una plenitud nueva 
confiriendo a sus límites 
la vastedad de una estrella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario