domingo, 3 de noviembre de 2013

Costa

Eres mi costa, 
mi remanso, 
mi reposo del alma; 
mi corazón cae 
sobre tu dulzura 
como un cuerpo fatigado 
sobre su lecho de paz; 
me precipito a ti 
como un río a su mar, 
eres todas las respuestas, 
el reflejo que me abarca y supera; 
a cuanto encierra mi esencia 
tú le abres tu regazo, 
donde encuentro 
la idoneidad de un paraíso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario