sábado, 30 de noviembre de 2013

Cimas del Paraíso. XX

No escribiría versos 
si tuviera que hacerlo 
bajo las sensatas directrices 
de las doctas academias 
o si, en los poemas, no viera 
más que palabras que ofrecen 
solo lo que se espera de ellas; 
no escribiría versos 
si entendiera que eran 
ejercicio de ostentación 
y competición juiciosa 
o si hubiera de ensalzar con ellos 
la belleza más hueca, 
caduca seducción del egoísmo; 
no escribiría versos 
si me llenaran de soledad 
porque hubiera de fingir, amada, 
que no me llagas el alma 
y estremeces mis entrañas 
con tempestades de vida 
y volcanes de emoción 
pues mis versos no son 
sombras en un papel 
sino urgencia ineludible 
de la fragilidad de mi pecho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario