jueves, 28 de noviembre de 2013

Cimas del Paraíso. XVII

Siempre vuelves a amanecer
en mi pecho redimido,
siempre renaces
tras la sombría noche,
siempre regresa tu apacible perfume
a mi sediento sendero,
siempre retornas a mi lado
para calmar mi agonía
con tu aliento de miel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario