miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cimas del Paraíso. XV

Este umbrío día de noviembre 
ha traído tristeza a mi pecho; 
no es porque el sol 
haya estado oculto 
tapado por gigantescas nubes, 
no es porque un ingrato frío 
me haya atormentado 
recordándome 
la fragilidad de mi carne, 
es porque te añoro; 
mi ser 
te ha hecho un sitio en su regazo, 
un gran hueco para que quepa 
toda tu ternura, 
toda tu apacible delicadeza, 
toda tu excelsa hermosura, 
y hoy siento tu mutilación, 
tu desesperante ausencia, 
hoy no me llega tu luz, 
ni tu calor, ni tu dulzura, 
hoy tengo una llaga en el alma, 
hoy bebería 
vinagre y hiel 
por traerte a mi lado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario