sábado, 30 de noviembre de 2013

Cimas del Paraíso. XIX

Amándote me hago signo 
de tu cuerpo de rosa blanca, 
de tu rostro lleno de luceros, 
de la miel de tu alma apacible 
y, porque te amo, ansío abarcarte, 
recogerte en mi regazo, 
tenerte en mí; 
conocerte es 
sentir en mi ser un hueco, 
que te expresa, te llama y te busca 
como una meta infinita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario