lunes, 25 de noviembre de 2013

Cantos de amistad a Lluvia. IV

No, Lluvia, 
no está solo quien no es querido 
sino quien no siente en su pecho 
la llama de la devoción 
por sus semejantes; 
quizá nuestro hogar permanezca 
deshabitado y oscuro 
aun en la dulce Navidad 
y apenas nos acompañe el triste murmullo 
del gélido viento 
mas, si nuestro corazón refleja 
la belleza de los otros 
y la tiene en su regazo 
como su tesoro más dulce, 
alumbrará nuestra soledad  
el resplandor de una multitud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario