martes, 5 de noviembre de 2013

Camino logrado

Al fin ha entrado 
la música en mi corazón; 
la sombra de la culpa, 
estigma de esclavitud, 
ya abandona 
el regazo de mi frente, 
los grilletes del prejuicio 
ya no aprisionan mi espíritu; 
libre, me entrego 
a dar amor sin reservas, 
mis entrañas se abren a la armonía 
para la que han sido concebidas; 
la deuda está restablecida, 
mi camino está logrado, 
el enigma de la vida 
ha revelado su misterio 
al asombro de mis ojos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario