martes, 8 de octubre de 2013

Un día de octubre

Quizá mi vida se acabe
un día de octubre como el de hoy
y, cerrando yo mis ojos
a esta cruda luz de otoño,
despojado de inquietudes,
mi espíritu se desvanezca
aspirando en la inmensidad
una ráfaga de libertad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario