jueves, 3 de octubre de 2013

Si no me hago signo

Si no me hago signo 
y doy transparencia a mi alma, 
si no se vuelca mi corazón 
en la entraña de los otros, 
mi ser será 
mortecino germen 
que se consume y marchita 
antes de alcanzar la luz, 
escondida e ignorada perla 
de la que solo sabe 
un ataúd de nácar. 
Si no me hago signo 
y elevo a mis semejantes 
la esencia peculiar que me alienta, 
si mi sentimiento no puede
encontrar acogimiento,
transformado en un reflejo,
en el hálito de un hermano, 
entonces moriré
mil veces por dentro 
y mi pecho sentirá la aflicción 
de no haber vivido nunca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario