lunes, 7 de octubre de 2013

Represión

Un pecho 
que negocia mi libertad 
con avara cobardía 
no es asiento del amor; 
una mano 
que refrena mi aliento 
y me roba la vida, 
recelosa de mi corazón, 
no es portadora del bien. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario