martes, 15 de octubre de 2013

¿Podré merecer tu amor?

Criatura tan bella como tú 
¿podré yo merecerla 
si ni siquiera los príncipes, 
los opulentos, 
los poderosos de la Tierra, 
los que rigen y someten a la humanidad 
o se ganan su ciega devoción 
podrían subyugar tu corazón, 
tan libre como el vasto océano? 
¿Tal vez un agricultor 
que escribe versos y cuentos 
en un pueblo sin ayuntamiento, 
un hombre calvo y circunspecto, 
rudo y sin modales 
encenderá las mejillas de una niña 
tan bella y apacible 
que amarla es 
un privilegio infinito? 
Dime, niña, 
¿podré yo merecer 
el calor de tu pecho 
si tu hermosura ha emanado 
del lucero de la mañana  
y las flores del paraíso? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario