jueves, 17 de octubre de 2013

Perdí mi pecho

Porque me diste tu luz 
cuando mi mundo era sombra, 
porque vi en tus ojos la vida 
y en tus labios, el mar, 
porque el murmullo del viento 
recitaba tu dulce nombre 
y, en tu corazón apacible, 
aleteaba la libertad, 
perdí mi pecho, me lo robaste, 
se fue en la brisa de la primavera 
y, ardiente, me quedó un vacío 
que te anhela y clama hacia ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario