viernes, 25 de octubre de 2013

Para siempre

Cuando queremos, abrimos 
nuestra puerta para siempre, 
que la mezquindad no la entorne; 
no matemos en nuestro pecho 
al aliento niño 
que prendió nuestra llama; 
que no muera en el corazón 
la felicidad de un amor, 
que no se extinga en el alma 
ninguna estrella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario