sábado, 26 de octubre de 2013

Ni en broma

No puedo jugar contigo 
a decirte maldades, niñita, 
porque te llevo tan hondo 
y eres tan niña y tan tierna 
que, ni en broma, sabría 
causarte incomodidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario