lunes, 28 de octubre de 2013

Mi desolación

¡Qué pequeño soy, 
qué frágil, qué efímero, 
qué solo esta mi corazón 
enterrado en mis entrañas, 
qué torpe es mi lengua, 
qué débil mi garganta, 
qué cortos son mis pasos 
sobre este camino de barro! 
¡Qué oscura es mi boca 
para expresarte en un beso 
cuánto te anhela 
mi espíritu atormentado! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario