sábado, 12 de octubre de 2013

Mi deseo más hondo

Lo que yo quiero, mi niña, 
es que el sufrimiento 
se aleje de tu tierno pecho; 
quiero robarte el dolor y la soledad 
y convertir tus días 
en una hoguera de luz y miel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario