jueves, 24 de octubre de 2013

Maduro fruto

La herida de mi amor 
se ha hecho llaga incurable, 
maduro fruto de la vida, 
ofrenda definitiva de mis entrañas. 
Nuestras aguas serenadas 
lamen ya con llanas ondas 
las orillas que nos definen; 
somos almas culminadas, 
gocemos, resplandecientes, 
de nuestra arribada a puerto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario