viernes, 25 de octubre de 2013

La avenida

En los días sobre la Tierra, 
no hay descanso para el dolor; 
la tribulación y el cansancio 
te hieren sin tregua 
mas nunca encuentras 
compasión y dulzura 
en el pecho de los otros, 
que no aciertan a comprender 
que tú eres remoto enigma 
y no su trivial remedo. 
Mi rostro se humedece contemplando 
esa última muralla, 
por donde atraviesa la avenida 
del angustioso adiós 
porque su aire frío 
me traspasa las entrañas 
mientras los otros viven 
ajenos a mi tormento, 
entregados sus sentidos 
a todo lo demás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario