jueves, 24 de octubre de 2013

He vuelto a fracasar

He vuelto a fracasar 
en un certamen de poesía; 
altas torres de la sensibilidad 
me han arrebatado el premio; 
quizá es más loable cantar 
con un bagaje erudito, 
llenando de citas los versos, 
para que los paladares doctos 
se alegren mucho de serlo 
o mostrarse muy modoso, 
obediente a las normas, 
digno y probo ciudadano 
que no molestará nunca a nadie; 
yo he cometido el error 
de cantar lo que tenía 
en mi humilde corazón, 
porque lo tengo lleno 
de amor ardiente 
y es lo único en lo que pienso; 
no me importa ni Cavafis
ni Darío, ni Verlaine
me importa mi propio pecho, 
el ardor que me subyuga 
y atormenta con dulzura; 
no me compran poemarios, 
ni me llueven admiradores, 
no me premian en los concursos, 
ni me eligen autor del mes 
pero mi voz es muy clara, 
doy lógica a mis emociones, 
libero los sentimientos, 
les doy nitidez y dignidad, 
doy motivos a los hombres 
para la esperanza 
y, con eficacia, los reconcilio 
con su naturaleza; 
un leve agradecimiento 
me gustaría escuchar, 
conseguir siquiera 
un premio de por aquí cerca, 
recibir una rosa 
el día de Sant Jordi, 
aunque esto no sea Cataluña, 
un bocadillo de choped siquiera, 
porca miseria!
¿Qué tendré que escribir 
para que se oiga en la tele 
o para que me compren los libros 
con la avidez de los churros? 
¿Tal vez algún soneto 
al cohete Apolo 13
¿O quizá una loa 
al eminente Sigmund Freud
Mejor sigo con mis versos 
al hondo amor que me llaga 
y que me lea el que quiera 
y que premien a otros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario