martes, 15 de octubre de 2013

Espero

No espero que arranques 
de mi vida el sufrimiento 
pues bajo el signo del dolor 
transcurren los días del Hombre 
hasta esa desolación final
con que abandona el mundo; 
no espero que este paraíso
que a mi pecho has traído
exilie de mi corazón
la añoranza y el agrio anhelo
pues el deseo nos acongoja
desde la sajadura del embrión;
yo solo espero
que sigas siempre a mi lado
mientras esta agonía ardiente
con que pasa nuestra jornada
incuba en nuestros corazones
un pozo de amor infinito. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario