miércoles, 30 de octubre de 2013

Incertidumbre

Si ya no me amaras, 
si mis torpezas hubieran roto 
tu dulce corazón, 
si el afecto no pudiera ya rebrotar 
en tu hermoso pecho 
y solo piedad y dolor 
mereciera ya de ti, 
si mi error hubiera destruido 
para siempre tu dulce amor, 
esperanza y luz de mi vida, 
la sombra de la desolación 
cerraría mi horizonte 
y sobre mi alma se abatiría 
la más oscura amargura 
pero te seguiría amando, 
amándote sin límite, 
colmadas mis entrañas 
por el fuego de mi llaga 
porque no tengo fuerzas 
para dejar de querer 
a un aliento tan niño. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario