jueves, 17 de octubre de 2013

Dulce paradoja

Que un ángel de perfección, 
insólito y sorprendente, 
pueda, a mi vida corriente, 
trasladar su aparición, 
sin precio ni condición, 
e imprimir a su presencia 
doméstica indiferencia, 
es un bien tan elevado 
que me parece soñado 
siendo mi dulce experiencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario