domingo, 6 de octubre de 2013

Contemplarte

Contemplarte es 
como cuando se abre la mirada 
al más hermoso paisaje, 
tan vasto que alcanza 
al ondulante horizonte 
donde entre azules siluetas 
tal vez un sol en su ocaso 
decline lentamente 
enrojeciendo las nubes 
bajo las que, libres, 
se deslizan los pájaros, 
tan alegres como tu alma. 
Contemplarte es 
como vislumbrar a un ángel 
en el cegador brillo 
de una alucinación 
y, con el pecho inflamado 
de fervor y ansia 
leer el libro del sumo bien 
en los rasgos del ente, 
tan bellos y luminosos 
que nuestro corazón se hace 
todo miel, todo alegría 
en un remanso de ilusión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario