lunes, 21 de octubre de 2013

Aunque sea otoño

El otoño avanza 
con su aire de soledad, 
con su frío y su tristeza 
pero mi corazón es dichoso 
porque el tiempo va madurando 
este fruto de amor 
y ahondando en mis entrañas 
la raíz de este afecto; 
las hojas pierden su verdor 
y se desprenden de las ramas, 
el viento sopla frío 
y las calles se vacían 
pero el ardor de mis venas 
sigue ascendiendo a su plenitud, 
avivándose con tu divina presencia, 
liberado de las contingencias, 
uniéndose a la llama del infinito, 
rozando la eternidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario