miércoles, 2 de octubre de 2013

Arriendo

Tú no arrendarías jamás 
el destino de mi corazón, 
nunca darías 
un portazo a mi felicidad 
con la fuerza 
de quienes solo ven con los ojos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario