martes, 29 de octubre de 2013

Arrastrado por un río

Despojé mi alma, 
arrojé a la lluvia mi dolor, 
inmolé la luz para hacerme grito, 
mi agonía se volvió verbo 
pero nadie me vio pasar 
retorciéndome en mi herida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario