jueves, 19 de septiembre de 2013

Un deseo

Herido por la belleza, 
mi frente concibió un deseo; 
mi corazón se abrió a él 
y se hizo signo suyo, 
signo ardiente y vigoroso, 
como volcán en tinieblas, 
como resplandeciente rayo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario