martes, 17 de septiembre de 2013

Un camino de soledad

Un camino, llevo, de soledad, 
incrustado al corazón 
y una bruma de dolor 
me ensombrece el aliento. 
Nunca encontraré final 
para mi pena inquietante, 
es parásito que me roe, 
espada que me atraviesa. 
Mi agonía es oculta, 
como la noche cerrada, 
mi dolor, soterrado, 
como la muerte del hombre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario