sábado, 28 de septiembre de 2013

Tú no estás sola

¡Qué abandonada te sientes 
en el mundo que habitas! 
¡Qué dolor tan profundo 
agita tu espíritu, 
anhelante de compañía 
y condenado a la soledad! 
No sigas llorando, mi vida, 
tú no estás sola 
porque una legión de ángeles 
come a tu mesa, 
cien mil hadas dichosas 
te acompañan en tu corte, 
un millón de almas benditas 
duermen junto a tu cama, 
las infinitas estrellas 
lucen todas por ti, 
el sol te sonríe y la luna 
vela de noche tu aliento; 
tú no estás sola 
porque el viento sopla tan solo 
para acariciar tu rostro 
y brilla la luz del día 
solo por verte; 
la lluvia es el llanto del cielo 
conmovido por tu hermosura 
y la oscura noche es su tristeza 
porque no tiene tu corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario