domingo, 29 de septiembre de 2013

Tiempo

Eres tú tan dulce, amada,  
que, si te tengo un instante, 
se queda mi alma hechizada. 
¡Qué placer más subyugante 
sería, flor perfumada, 
tenerte siempre delante! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario