sábado, 28 de septiembre de 2013

Sed de amor

Sed de amor sedimentada 
en las tumbas de la memoria, 
cementerio de espanto 
en lo más oscuro de los sueños. 
¡Cuántos años perdido 
en el mar del silencio, 
olvidado de los otros 
y exiliado del mundo! 
¡Cuánta vida malgastada, 
cuánta soledad sufrida, 
cuántos pechos impermeables 
esquivando mi aflicción! 
Vive el hombre un abandono 
en sus entrañas profundas, 
nadie acompaña su ruta, 
su desierto es interminable. 
¡Qué sombrío es el mundo, 
qué lejos están los otros, 
qué solo se siente el ser, 
qué infinitas ansias de ternura 
le nublan el corazón! 
Pero tú eres mi puerto, 
sin escollos, remansado, 
propicio y franco; 
no hay escarpas en tu alma, 
eres solo una niña, 
esencial, hermosa, 
dulce, sencilla; 
has logrado el milagro de habitar 
mis adentros más profundos; 
por ti 
se cubre de flores mi abismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario