jueves, 19 de septiembre de 2013

Realidad

Acariciaré tu mano, amada, 
y la rozaré con mis labios, 
te miraré a los ojos 
diciéndote cuánto te quiero, 
te abrazaré 
con infinito afecto 
y besaré tiernamente 
tu sien y tu mejilla, 
así haré 
tanto el primer día que te vea 
como cuando, tras un mar de días, 
la vida ya quiera dejarme 
pero cada vez que lo haga 
estaré más enamorado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario