lunes, 2 de septiembre de 2013

Pues sí...

¿Y cómo no me va a poder 
la insatisfacción y la pena 
si soy capaz de dudar 
de que amanecerá mañana? 
¿Y cómo no va a ganarme 
el remordimiento y la culpa 
si me doy por aludido 
hasta cuando gritan chucho
¿Y cómo no voy a estar 
con el horror en el alma 
si soy yo más tozudo 
que la misma realidad? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario