miércoles, 4 de septiembre de 2013

Para ti

Para ti guardo la miel, 
para ti guardo 
el calor de mi pecho 
porque ansío darte todo el contento 
que pueda encerrar tu corazón; 
mi aliento anhela tu ternura 
y llena el tuyo de caricias; 
somos presos de la dulzura, 
eslabón a eslabón trabados 
al afecto y al placer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario