jueves, 5 de septiembre de 2013

Ojalá

Ojalá que la lógica 
no encuentre nunca razones 
para desacreditar la esperanza 
e inhabilitar los sueños. 
Ojalá que los ceños fruncidos 
y los pálidos rostros 
que escudriñan las ilusiones 
no dictaminen que la vida 
es un error que hay que corregir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario