miércoles, 4 de septiembre de 2013

Luz

Henchida de luz tengo el alma
y mis venas supuran felicidad,
mis días son dulces como la miel
y mi aliento rebosa de esperanza
pues te quiero sin medida, amada,
y soy huésped de tu corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario